domingo, 27 de marzo de 2011

En un nuevo documento de Word

En un nuevo documento de Word escribo lágrimas de tinta,
Confía en mi cariño
Créeme mi vida,
Olvida quien te quiso.

Odiar la destrucción que supone amarte
Plasmar en sílabas lo que llegué a sentir,
Sabiendo que mucho hice y no llegué a calarte
Pero que sepas que ahora no voy a mentir.

¿Fui lo mejor que te ha sucedido?
Eso no lo he pedido
¿Nadie como yo te ha cuidado?
Por eso me habrás echado.

La pregunta estalla en mi mente, es cuando deje de ser decente.
No somos afines, no somos uno, no somos el mismo
Eso aclarado está, es lo que me hundió en el abismo.
Pero dime por qué siento que he nacido
Solamente para haberte pertenecido.

sábado, 19 de marzo de 2011

Capítulo 80 - Epílogo

Llevando… un tiempo que no recuerdo, en una habitación azul y amarilla con el techo en caída constante hacia mi.

Observaciones:

- A los 3-5 minutos de iniciar una conversación telefónica, con personas que no conozco, se me nubla la vista, y poco puedo recordar de la última parte de dicha conversación.
- Alucinaciones visuales, auditivas y táctiles. Veo gente que no existe, escucho gente que no veo, y siento a gente que no escucho ni veo.
- No tengo una visión del mundo, me gustaría escribir sobre ello, pero me es imposible escribir durante más de 5 minutos sin que se me nuble la vista.

Acudo regularmente a una psiquiatra, y estoy comenzando con una medicación. Según ella, no es la primera vez que me medico con estos fármacos.

Ausencias

- Cada 2 o 3 semanas, me llaman por teléfono, antiguos compañeros de instituto. Pero no consigo recodarlos, de forma clara.

- No tengo ánimo, ni apetencia, por ver personas, las conozca o no. Pero veo personas en películas, y vivo vidas en algunos libros.

- Tengo una guitarra, una Storm Stratocaster color madera. No me acuerdo de cuando la compré. Me mantiene más o menos relajado, junto con un pequeño hámster ruso, ya en edad adulta. Me recuerda a algún futbolista…

- Me gusta escribir, pero mas leer. Bueno, he de reconocer, que me gusta escribir, pero luego no me siento bien. Tampoco creo que escriba mucho más.

Conclusión:

Hoy me he levantado, y tenía un deseo muy fuerte de escribir esto. Lo percibía como algo básico. Algo que tenía que hacer.
Me gustaría saber por qué, por qué hacemos cosas y no podemos dar una explicación de nuestro razonamiento, para explicar el porqué las hemos realizado.

Me duele la cabeza.

- -
 - -

Capítulo 79 - Fin


Capítulo 79º

Domingo

Me gustaría saber que día es. Pero al calendario no le faltan hojas, diría que le sobran.
He preparado una ensalada, y un filete de hígado a la plancha. Me ha dado por echarle 4 gotas de limón a la lechuga, y tiene un punto extraño, pero consigo disfrutarla medianamente.
El móvil suena… no sé si debería cogerlo o no. Pero lo cojo. Es por lo del blog. Que nadie puede ver el futuro… se me dice que nadie puede ver el futuro.
Pero el futuro es pura rotación. Nostradamus sabía  lo de los llameantes y las gemelas.

Hace muchos años, cuando era adolescente, la matriz de la matriz llamó a una clarividente. Bueno, a una tarotista.
Preocupada por mi, le preguntó, a que podía ser debido, ese ánimo inapetente.
La información que tenía la tarotista de mí era escueta, pero mostraba mucho más de lo que se ve a simple vista.
Géminis de 22 años.
“Adivinó” que yo estaba mal por una chica, por una chica morena. Uh… que difícil. De un dragón de komodo color turquesa era difícil que lo estuviera, y no quiero decir que no sean bonitos los dragones de komodo.

Más llamadas, se me ha malinterpretado, creo que algunas personas se lo han tomado como algo personal. Como una falta de respeto, al no contestar, pero ¿Cómo va a contestar algo que no existe? ¿Cómo va a responder una palabra de 4 letras?

Que el día corra lo más que pueda, y que los siguientes lo hagan aún más rápido.

Lunes

Voy a la clínica, pero no a donar.

- Bueno, pues tú dirás.
- No voy a donar más, y quería que se destruyesen las anteriores donaciones. –comentó mientras la persona que escucha se reforma a reflexiva.
- Bueno, como quieras. Ya te habíamos informado de todas maneras, que si por cualquier motivo desearas dejarlo, es lógico destruir las muestras.
- He traído la misma cantidad de dinero que me han dado.
- Si, pero nosotros no lo podemos aceptar. Ese dinero no se te ha pagado. En España no esta permitido que alguien pague las donaciones, ese dinero era en concepto de molestias, en concepto de transporte.
- Una persona desinteresada, un filántropo, puede realizar una donación a su clínica ¿No?

Un niño mínimamente parecido a mi, en cualquier aspecto… eso, eso si que seria la mayor aberración de la historia. Tanto para él, como para todas y cada una de las personas que le conocerán.

Paso por la tienda, donde anteriormente me había realizado el tatuaje, para que me pongan la dilatación. En realidad no es una dilatación, se le dice dilatación porque, vale si, es de 3,2. Pero en el fondo es un pendiente de una bala.
Los tatuajes bien, pero las sombras de las espirales necesitan de un retoque. Por lo cual dentro de una semana tengo hora para venir aquí.

Desvaríos:

Efectuado el sonido ensordecedor, poco más que mostrar de esta inquietante, sórdida, e innecesaria estampa.
Pequeñas gotas, no demasiado liquidas, del pequeño jugo vital, van depositándose de forma continua, mediante impactos, sobre el suelo de baldosas grises.
- ¿Qué coño haces?
Del río que emana del cráneo, se condensa el humo en aparente aire liquido. Creando pequeños afluentes, que bajan por el cuello, por el hombro, por el brazo…
Como venas visibles el afluente corre por los dedos, va desgastando las falanges, camina por la corredera, para terminar jugando en el cañón. De ahí las pequeñas gotas.
- Esto no tiene ni puta gracia.
El corazón deja de latir, pero sin magia el pecho se mueve, el corazón no late, pero los pulmones no quieren hacer caso y siguen llenándose. Se niega, se niega y pregunta por qué no es capaz, no es capaz de verse como es.
- Dime que estás soñando por favor.
La plata y el cristal le muestran al otro sujeto que se halla en si mismo. Aparece delante, su misma imagen, pero esta no tiene la cabeza destapada.
Se ríe, sin llegar a ser carcajadas, se ríe. No tiene ríos en el cráneo, ni afluentes en el cuello, pero si que caen lágrimas de su rostro violado por lágrimas atrás.
- ¡Para! ¡Para joder!
Con un movimiento casi compulsivo mira hacia su derecha, donde se ubica la habitación.
La habitación que ha sido su hogar, donde tantas manos han seducido sus sábanas, donde tantos dientes han sido mostrados para acallar su depresión, donde tantas voces emitidas por auriculares; altavoces, y el móvil, han conseguido colarse.
- No en serio, tiene solución. Danos tiempo… no vuelvas al principio… ¡Mierda! Puto cabrón… ¡Joder! Así no consigues una mierda. ¡Coño!
Balbucea cual niño sin madre, sin padre, sin amigos, sin oídos amenos, sin labios ajenos, en definitiva, sin gente, sin nadie. Sin gente no hay vida. Sin trabajo, sin ocio, sin fortuna, sin desidia, sin amor, sin rencor, sin nada… no hay vida.
Estallan los iris, y luchan con las pupilas para saber quien es más fuerte. Nunca se había sentido menos desenganchado de nada, mas sigue hablando con alguien.
- Si que existo puto cabrón rencoroso; el que sueña soy yo, el que escribe soy yo, el que dicta soy yo. ¡Eres tu el que deberías estar aquí hijo de puta! ¡Mierdas! Eres un puto mierdas... eres un quiste... ¡Hijo de la gran puta!
Todo se reduce a eso, al yo. Se reduce al yo, y la unión del yo con el vacío, con el todo y con la nada. Ha dejado de ser, ha dejado de estar. Todo se reduce a creer, el poder de la mente, el poder del demente, el poder de ser consecuente; a tus propios actos, a tus propios pensamientos. Todo se reduce a que la historia se repite, todo se recude a que lo que han sido 4 meses son 3 años. Se reduce al tiempo. Todo se reduce al lugar, al emplazamiento donde creamos nuestra distorsión de la vida. Se reduce al espacio.
- Por favor, dame otra oportunidad. Por favor, déjame cambiar... –entre sollozos y lágrimas amargas, saladas, color rojo transparente.
Todo se reduce a que ahora soy yo el que escribe.

Capítulo 78 - Internet

Desvaríos:

Nunca se me hubiera pasado por la cabeza que iría tan bien. Al final no voy pelearme con editores, pero lo que al principio era más una prueba de apetencia del lector, se ha convertido en esto.
El blog.
Ni por el número ni por la calidad de personas, me podría quejar. Se han puesto en contacto conmigo seres humanos con gran talento. He hablado con escritores, con profesores, y con gente que ha conseguido grandes cosas. También he hablado con personas que conseguirán tarde o temprano grandes cosas.
Lo cierto es que internet en general… me ha permitido llevar una vida “normal”. Al menos era así antes, me refiero a varios años atrás. Más de la mitad de las parejas que he tenido las conocí gracias a internet. La gente que más ha estado ahí, no son de mi ciudad, y también las he conocido por internet.

Supongo que en cierta manera, podría decir, que enfoqué absolutamente todo, a esto que usted está leyendo. Hasta tal punto que no se si sueño, vivo, o escribo. No sabría decirle que es lo que sucede primero. No sé si mi vida marca mis palabras, o si mis palabras marcan mi vida.
Quizás sienta y luego lo transcriba, o quizás dicte lo que luego sentiré.

Hace meses tenía pensado publicar esto de forma digital, por medio de algún portal Web, pero en el fondo seguía con el comezón de hacerlo como siempre se ha hecho. Hoy por hoy… no vale la pena.
El control de internet sobre mi vida, o carencia de ella es demasiado potente.
Supongo que como reflejo de sociedades, se han creado distintas razas o tribus, y también diferentes lenguajes o dialectos.

El agua y el aceite no se juntan, pero en unión son un perfecto aliño para la ensalada de nuestras relaciones sociales. Inclusive puedo llegar a afirmar que distintos talentos permutan entre si, se permutan ideas.
¿Y si se apaga internet? El caos. Muchísimos libros han redactado los acontecimientos que se producirían al concederle todo el poder a una inteligencia artificial. Otras tantas películas lo han mostrado.
Internet tiene el control absoluto, internet como ente cibernético, es el lenguaje binario que se transmite entre cerebro y cerebro. Le hemos concedido nuestras mentes, algunos incluso nuestras almas.
Internet se ha convertido en una sanguijuela con obesidad mórbida. Seguimos nutriendo y nutriendo, y este ha tomado su autoridad arrebatándonos lo que realmente somos.

Es lo que sucede si se deposita demasiado en una única idea. Que si esa idea se convierte en ideal, más tarde se puede convertir en algo palpable. Y esto se puede perder, vaya si se puede perder.
Es mejor abonar todos nuestros campos, y no plantar sólo en uno. Mire las lucecitas del router, o del modem, son luces de emergencia.

Ya no puedo más, le he concedido poder a la vida “normal”, a la vida social que tenia ante mis ojos, y he sentido indiferencia. Brinde potestad a una vida vista desde detrás de una pantalla, e indiferencia otra vez. Está todo al revés.

Lo último humano, lo último cuerdo que queda en mí querría explicarle algo:
La persona morirá algún día, su legado jamás. Todos somos inmortales.

Capítulo 78º

Viernes

He ido al centro comercial a comprar unas deportivas de color negro. Tengo mucha ropa de color negro, pero quitando unas botas, no tengo calzado de ese color.

Calenté una sopa de crema de espárragos.

No me apetece salir con el netbook por ahí. Tampoco ir a sacar fotos, y la verdad es que no me apetece ver a nadie.
Odio las palabras; nunca, siempre, jamás, eterno, y constante.
Mi palabra favorita es palabra.
Por lo que significa, por su forma directa de retar a todo lo cambiante, y permanecer siempre con la misma vocal.
Porque palabra, es una palabra, y conceder la palabra a alguien, es regalar, dar la palabra de lo que uno es, es darse uno mismo. Palabra es una palabra que significa palabra.

Sábado
Me duele mucho el estomago, y se me destroza la sien.
Tengo migrañas, siento esos alfileres. Alfileres oxidados, que punzantes cobran vida dentro de mi cabeza, para desde dentro del oído proferir insultos hacia mi.
Tengo miedo, ya que he recibido alguna llamada de gente que no conozco, y no sé bien que debo decir. Tengo miedo de asustar o de provocar arcadas.

Domingo

- Primero en pasado, luego en presente, y ahora en futuro. Una pregunta: ¿Te crees un genio o alguna mierda por el estilo?
- Todo lo contrario.
- ¿Has solucionado algo sin mí?
- Ni una mierda.
- ¿Te ha valido de algo todo esto?
- Bueno… he estado bien unos meses.
- Si claro, has estado bien elevándote hasta la normalidad. Ahora desde tan arriba la hostia te quebrará el alma, y partirá tu mentón contra el cemento de la indiferencia. Espero que al menos no pienses ni por un momento que ha valido la pena conversar con gente normal.
- Lo cierto es que un poco si que lo creo.
- Eras un montón de mierda cuando me fui, y ahora eres una montaña de mierda.
- No diría tanto…
- ¿Cómo te sientes?
- Como una montaña de mierda y de grasa, sin corazón, y con entrañas negras y putrefactas. No es mi mejor día supongo.
- Estás como al principio, la última línea curva de la espiral se ha alzado demasiado, y eso ha creado un tobogán de vuelta al centro.
- Supongo.
- Deberías haber confiado en mí.
- Perdóname, no sabía lo que hacía.
- Conmigo jamás te sentirás solo, conmigo siempre estarás sintiendo a alguien preocupado por ti, y cuidando de ti.
- Lo sé.
- Deberías confiar en mi cuando te digo que alguien no es bueno para nosotros, deberías someterte un poco, o incluso algo más…
- Si, disculpa de verdad, no ha valido de nada. 4 meses bien y ahora las arcadas otra vez, y el estomago ardiendo.
- ¿Qué tal la cabeza?
- Ya no la siento, no me duele.
- En el fondo es lo que pides, no sentir para que no te duela yo en eso puedo ayudarte mucho y lo sabes… ¿Y ahora por qué lloras?
- Porque creo que no puedo más, me estoy desmoronando y nada vale la pena. Duele que todo me de igual por el mero hecho de que yo de igual…
- Tú, Messi, yo, tu guitarra. No necesitas nada más.
- Supongo que no.

“Verba volant, scripta manet”.

Capítulo 77 - Habitación

Desvaríos:

Los vecinos me roban y cambian los objetos de lugar. Ya no me gusta demasiado salir de casa, porque temo llegar y no reconocer nada.
Los ruidos se incrementan. Cada vez me molestan más, y no me veo capaz de seguir aguantándolo.

Se está agrietando el suelo otra vez.

Creo que ya sé por qué se murieron mis bonsáis, y por qué se me ha despigmentado el tatuaje. Exceso de cuidados.

Si cuidas en demasía algo, no da de si. Si lo das todo masticado, las mandíbulas del caimán a quien alimentas se volverán blandas.
Si no atisbas cuando cesar, de dar agua a una planta, esta no florecerá.
El control arruina, el exceso de cuidado arruina.
El libre albedrío es un hijo de puta, y si no le dejas jugar un poco contigo te jode vivo.
El tiempo, el tiempo tiene que decir mucho. Todo exige un periodo. Lo que ahora es bueno mañana será malo, lo que hoy te moja, mañana te quema. Incluso podría decirse que lo que hoy te daña, mañana te ayudará. Creo que puedo recordar una frase que decía mi bisabuela: “Naranja por la mañana, oro. Naranja por la tarde, plata. Naranja por la noche, mata.”
Es por el ardor de estomago, pero me parece una frase hermosa. La película 2046, se basa en ese razonamiento. Puedes dar con la persona idónea, pero dar con ella demasiado pronto, o demasiado tarde. Pero no le hablo de amistad o amor. Nunca lo he hecho, le hablo del ser.

El momento de la vida es muy importante. Verá ¿Conoce el símbolo del Yin Yang? El símbolo del Yin Yang no se puede representar por una fotografía fija. Está en constante movimiento y expresa la base. Cuando Yin gira, empuja a Yang, y Yang a su vez empuja a Yin para que no deje de girar y pueda empujarle otra vez.

Si uno no se mueve, el otro no se mueve. Si quitamos lo malo, por lógica, quitamos lo bueno. Es entonces cuando se me muestra la verdad, se me enseña, se me deja delante de la mesa un plato vacío, y sé lo que queda.
Cuando quitamos lo negro, porque no nos gusta, el blanco desaparece. Queda un vació, en mi vida, ese vacío es la indiferencia.

Muchas veces, en distintos momentos, se llega uno a plantear ¿Cuándo? ¿Cuándo terminará esta mierda? ¿Hasta cuando voy a soportarlo? Hasta que seas indiferente.

Puede ser esto que tiene usted en sus manos, o esto que lee usted a través se una pantalla de lcd, o led, o través de su teléfono móvil, de su pantalla táctil; una llamada de socorro.
Es cierto que me ha quemado la indiferencia. Es cierto que prefiero algo malo, porque algo malo, por lo menos es algo.
Pero aguantas. Sufres, pataleas, lamentas, lloras, asesinas, cohíbes, empujas, golpeas, suspiras, intentas, piensas, escribes, lees, pintas, comparas, y sigues aguantando.
Golpeas la vida, y la intentas sacar a rastras de tu cuerpo. Le dices: -¡Ey! ¡Oye! Ya no quiero más. Ni siquiera eso sale bien.
Rompes tu cráneo contra la pared de papel, y detrás de ella otra de yeso. Te lanzas con el hombro y luego de traspasarla, te ves cubierto de polvo blanco, mirando otra pared. Rompes la de madera, la de cemento, la de hormigón, la de hormigón armado, la de mármol, la de marfil, la de diamante, y por último, estas ahí otra vez. Viendo la pared de papel...
Un tanto por ciento, es la persona. Otro tanto por ciento, es el tiempo. Otro tanto por ciento el agujero de gusano y el efecto mariposa.
Pero si sigues tirando paredes, sin importarte hacerlo durante toda tu puñetera existencia, llegas a la habitación oscura.
No ves nada, pero la habitación es un lago negro. No notas nada, pero escuchas el chapotear de tus pies en el agua.
¿Y sabe por qué uno no se hunde en ese lago? Porque ya no existes. Desapareces en vida.
Primero para los demás, luego para ti.

Capítulo 77º

Miércoles

Veo películas, leo. Escribo. Escribir me ayuda. Hubo una vez, hará un mes, o igual un par de ellos, que iba a terminar el libro. Porque quería empezar a escribir algo de fantasía. Me apetecía algo de ficción.
No soy un genio, ni siquiera un poco inteligente. La gente confunde demencia con genialidad, y eso está bien cuando es al revés. Cuando alguien es un genio, y los que no saben verlo, lo observan como un loco perturbado. Ha habido muchos. Esto de ser tan directo, y escribir todo, absolutamente todo de mi vida; es como un río que erosiona las piedras de su cauce.
Al registrar los derechos de autor, y tener una cuenta gratuita, no me es posible poner un pseudónimo, por lo cual sólo se admite mi nombre verdadero.
Salgo en fotos que tengo colgadas en el blog, donde he estado escribiendo este “libro”, para luego publicarlo. Pero que gracias a… al azar, me he quitado el velo, y no pienso publicar semejante montón de mierda insulsa, y llamada de atención. Aunque es cierto que va de acorde con quien lo ha escrito.
He puesto mi móvil, mi ciudad, mi correo. Como si fuera un puto perfil.
Pero escribir ayuda. No obstante, no sé por cuanto tiempo, esto será así.

Jueves

Hoy hay una exposición de arte en Pontevedra. De una ex compañera de trabajo, y de una amiga suya.
Tenía pensado asistir, pero la exposición comienza a las 21:00. Luego no tengo forma de volver a Vigo. Se me ha pasado por la cabeza llevar un par de libros, y luego de estar allí, quedarme en la escalera de la estación de autobuses leyendo y pasando frío hasta las 7 de la mañana. Pero tengo desgana por todo.
Es una pena, porque realmente tienen talento. La amiga de mi antigua compañera de trabajo… me acuerdo de ella.

Fue la última vez, en la que yo hice algo por conocer a una persona. Lo recuerdo perfectamente.

Recuerdo:

Hemos salido algunos compañeros de trabajo, los del restaurante, ya sabes. Paula ha traído a algunas amigas suyas. Me consta que no dejo de mirar a una de sus amigas, a Ariadna. Por preferir, prefiero que sean más bajas que yo, y ella es unos 7 centímetros, o más, más alta que yo. Pero me parece preciosa, nunca he visto una sonrisa que emitiera tanta luz. Es guapísima. No me siento especialmente horrendo hoy. Lo bueno es que no trabaja conmigo, así que da igual “cagarla”. Muchas veces tenemos miedo del no, y yo lo entiendo. Pero cuando salíamos fuera de Vigo, todos hablábamos más con la gente, nos relacionábamos más. Da igual que esa mujer te diga que no, seguramente, si te dice que no, no la volverás a ver.
Me acerqué a Ariadna muy tembloroso. Me gustaría besarla esta misma noche. No iba nada seguro, y me sorprendí a mi mismo, cuando me escuché decirle:
- Hola, me llamo Claudio, soy amigo de Paula… quiero decirte que eres preciosa, y estaría encantado en conocerte. Si te parece bien luego te doy mi número y quedamos otro día, te invito a un café y hablamos.
- Si, claro. –mientras no paraba de sonrojarse, mezclaba risas con sonrisas-.
Cuando me giré, seguramente tenia cara de estúpido, iba caminando hacia las 3 personas con las que estaba hablando antes de mi caída al abismo de lo desconocido.
Esa fue la última vez que me sentí seguro de mi mismo.
Empezaron a cuchichear varias personas, mientras yo estaba en una nube de algodón.
- ¿Estabas de coña? –me dice Verónica, otra compañera de trabajo-.
- ¿Qué? –le pregunto mientras ella se ríe y se aleja-.
Medio minuto después, se acerca Ariadna sonrojada, y partiéndose de la risa.
- Vale vale, era de broma. Me lo he tragado.
- ¿A que te refieres?
- A lo de haberme dicho de quedar. –me responde riéndose-.
- Bueno, perdona si te ha parecido mal. –contesto sonriendo y ocultando las lágrimas, cosa que logro girando la cabeza hacia otro lado-.
En ese momento también me había cansado de desmentir. Supongo que se habría fijado en mi, e idearon esa idea, para que yo quedara mal, y bueno… no sé… me da igual quedar bien y me da igual quedar mal.
Después, tuve que seguir fingiendo, que si era cierto, lo de que fue una broma. Pero ella se sentiría bien. Eso me valía.

Llamo a un antiguo compañero de instituto. Le van a operar de la rodilla. No es la primera vez. Es muy bueno jugando al fútbol, pero la rodilla… lo bueno, es que es una persona que se ha levantado. Va a ser ingeniero.

Hay una fuerza que empuja hacia abajo, siento arcadas. Tengo los pies fríos.
Son las 23:34 de la noche. Hoy no he comido, llevo bebiendo agua todo el día y estoy encharcado. Una vez estuve 3 días sin comer. Bueno, perdón, estoy mintiendo. En esos 3 días me comí 17 galletas y me bebí 4 litros de agua y 2 vasos de leche.

En cama

Tumbado, inmóvil. Otra parálisis de sueño. Sé que tengo que calmarme y esperar, pero la sensación es muy agobiante. Es difícil pensar cuando se está en semejante situación.
Veo como todo esta oscuro, aun así, la silla que permanece frente a mi escritorio, viene hacia mi. Luego aparece lejos y vuelve a venir hacía mí.
Está increpándome. Todo se mueve, y los cojines giran encima del pequeño sofá cama que se encuentra entre la ventana y el escritorio.
Y la silla de cuero vuelve a venir hacía mi. No es real, pero ¿Por qué escucho las ruedas girar?

Capítulo 76 - Gaijin

Desvaríos:

Puntos fuertes y puntos débiles.
Me parece excesivo decir que sólo tenemos un punto débil.
Aquiles era un tipo rápido, ese era su punto fuerte. Murió por una flecha envenenada que le dio de lleno en el talón. Por eso me pregunto ¿Y eso era su punto débil?
Parece el punto débil de cualquiera de nosotros, una flecha envenenada.
Yo he leído acerca de flechas, he vitos flechas, y presenciado en distintos films, flechas. La mayoría de ellas eran incendiarias. Una al techo de la casa, y luego esta ardía, y ardía, y ardía, y consumía el techo, y consumía también a los de adentro. Si salías alguien te degollaba.
El que más perdía en ese momento, es el que permanecía con vida, permanecía y sufría.
Es sencillo, mira la vida de un hombre, y saca la conclusión. La conclusión del qué. Del qué es lo que más valora. Lo que más valora y más teme perder. Luego, acaba con lo que más teme perder. Ahí tienes el punto débil.
Ahí tienes el talón de Aquiles de todos y cada uno de nosotros, perder lo que nos mantiene con vida.
Perder lo que nos mantiene cuerdos.

Tenemos más de un punto débil y tenemos más de un punto fuerte. Pero siempre existe uno mayor en tallaje.
Hay algo que ya no es dolor, hay algo que es el tormento puro. Un suplicio, la losa que cada cual lleva a la espalda.
Y que por senderos de la vida pesa menos, y por otros caminos pesa más.
Es la atracción de los opuestos. ¿Sabe a que me refiero? Es decir, si existe gente muy alta, también existe gente muy baja. Si tienen que existir personas que amen a la vida por encima de todo, deben existir personas que detesten a la vida por encima de todo.
Es bueno quererse, por ello hay mucha gente que se quiere a si misma. Por lo cual eso tiene su opuesto.
Sujetos se recuperan de daños en un espacio breve de tiempo, en la mitad de una piedra de arena de un desierto lejano.
¿Por qué coño no puede existir alguien que no se recupere jamás?

Es un proverbio gracioso: Que curioso es el hombre; nacer no pide, vivir no sabe, morir no quiere.
Esto es más gracioso: Que extraño resulto; nacer no pedí, vivir no quiero, morir no sé.

Tengo algo en común con la gente, no hemos pedido nacer.
Me imagino el pequeño cuarto en la recepción del cigoto, preguntan: -¿Quieres nacer?
Seria estúpido decir que no… yo no diría tanto.

Capítulo 76º

Martes

Estoy viendo una película cuando soy interrumpido por una llamada telefónica. Es Fon.
Me pregunta si me apetece quedar. Luego de varios titubeos por mi parte, decidimos ambos, que en plaza de España, a eso de las 17:30, es buen lugar y hora.

Como siempre, en mi bandolera, o bueno… seamos sinceros, es un bolso. Es un bolso de hombre, pero es un bolso. Digo bandolera para no perder la masculinidad, pero son bolsos. En ella llevo la cámara de fotos, el bloc de notas, lápiz, un afilalápices, cartera, el móvil, paquete de clinex y el terbasmín.
Llego 15 minutos antes, por lo que me toca esperar, menos mal que no hace mucho frío. De camino allí, se ha puesto a llover, una vez he llegado a plaza de España, ha parado.

Regla de Murphy de hoy: Los Ángeles sólo miccionan cuando me ven pasar.

Llega Fon, y vamos a dar una vuelta. Hay dos opciones, o dar un paseo y luego ir a tomar algo, o ir a tomar algo y luego dar un paseo. Escogemos la primera opción.
Vamos por la Calle del Príncipe, viendo escaparates, hay personas dando ciertos panfletos. No nos dan ninguno a nosotros. Fon me pregunta que si somos fantasmas, a lo que yo le respondo que es evidente que si. Lo lamento por Fon, pero es lo que sucede si estás con una persona que ha dejado de existir, si estás con un espectro; que la indiferencia se contagia.
Pasamos por un centro cívico, donde hay una especie de banco de tiempo, me informo y pido algún folleto para saber de que se trata. Tu enseñas a personas algo que sabes, y acumulas unas horas, luego puedes solicitar que te enseñen a ti. Es una buena idea.
Vamos a un centro comercial situado en el puerto, se llama “A Laxe”. Allí hay tiendas de ropa deportiva, y un comercio de electrónica muy conocido.
Tienen una especie de sala, donde se emite el último concierto del grupo U2. Estaba sonando mi canción favorita de ellos, One.
Mientras Fon juega al buscaminas en una pantalla táctil, yo manoseo una pequeña, pero cara, mesa de mezclas. Veo precios de cámaras de fotos, cámaras de video y de mp3’s. Se me ha fastidiado el mío, y ahora sólo es posible usarlo como pendrive de 1 GB.
Me encontré con una de las chicas que había asistido a la cena de Mateo. Tenía ganas de pedirle el número de teléfono, pero, para que hacer más el ridículo.
Subimos a la parte más alta del supermercado y sacamos algunas fotos. Veo que el cielo esta como mi espíritu, color grisáceo, apagándose, supuestamente por gestionar mal su brillo.

Después de volver a la Calle del Príncipe, subimos unas escaleras de un edifico colindante a esta. Allí hay una terraza, así puedo fumar. Fon va bastante emperifollao, yo parezco un quinqui, ya que últimamente me visto lo primero que veo.

Se me vuelve a mostrar lo que no quiero ver. Una diana en el medio de la cara de Fon. Anotaciones anexas. Cuadros de diálogo.
- Pues a ver si te vienes al gimnasio. En cuanto empieces a hacer cosas ya verás como te sientes mejor. –me comenta Fon-.
- Yo por lo que veo ya estás mucho mejor.
- Si, es el amigo este que te dije, con el que voy al gimnasio. Supongo que me diría lo mismo que me ha dicho todo el mundo, pero debe ser por la forma en la que lo dice, que transmite mucha energía positiva.
- Entonces… ¿Ya no estás mal por lo de tu ex? –pregunto-.
- Mira, el escribió en una servilleta “te quiero”, y me dijo: ¿Qué es lo que lees aquí? Yo le dije que leía, te quiero, y el me explicó una cosa. Que mi ex diría, que ella lee 8 letras, que pone te quiero, pero que no sabría decirme que significa. Que da igual lo que yo le dijera, que ella no lo podría entender.
- Vaya… -deje caer, mientras lo que me había dicho, me recordó al antiguo proverbio chino de: “Cuando llegues a la última página, cierra el libro.”-.
- Pero lo que me decías antes, me parece una tontería. –dice él-.
- ¿El que? –pregunto-.
- Lo de volver a tomar la medicación, has estado unos meses perfecto, y ahora por llevar un par de semanas mal, vas a hacer esto.
- Creo que lo que tuve fue un despertar, nada más. Prefiero volver con la medicación y dejar de ser yo, volver a ser un zombie que pasa por la vida como todos pasamos por la vida.
- Pero podrías coger y…. –comenzó a manifestar cuando le interrumpí-.
- Fon, no soy una persona que está mal. Tú estás intentando hablar con alguien que está mal, lo mío es mental, es una enfermedad. Por hablar bien, pero no vas a solucionar nada.
- Sé que no es lo mismo, es distinto pero…
- Pero es que soy distinto.

Desaparecen dianas, difuminado de anotaciones, y borrado de últimas líneas de diálogo.
Estuvimos hablando casi 1 hora, pero Fon quería ver un partido en la televisión. Me acompañó hasta la parada del autobús, y estuvimos charlando 10 minutos más.
Cuando subí al bus notaba como todo el mundo me miraba. Sólo quiero volver a dejar de ser yo.

Una vez llego a casa, me conecto al Messenger, veo que ya hay algunas personas conectadas, de las que conozco y viven en Japón.
Forma parte de su mentalidad, pero no hablan del tema. Y aunque exista cierta complicidad, para ellos no soy más que un extranjero. Tiempo atrás, en un programa de televisión, que se dedicaba a juntar a personas, sucedió algo que me llamó mucho la atención. Se encontraban dos hermanas japonesas, que hacia décadas no se veían. Lloraban, pero se notaba como calmaban esas lagrimas, no se abrazaron. En su cultura se diferencia lo que se puede hacer fuera de casa, y lo que debe quedar de puertas para adentro. Esto, siendo un Gaijin, lo sé.
Es una mierda sentirse un Gaijin en tu propia casa, sentirte un Gaijin en tu país, y sentirse un Gaijin con los que supones conocer.

Recibo y envió un par de correos. A eso de las once de la noche, más o menos, una llamada. Estuve charlando 2 horas y media. Me encantó hablar con alguien.

Es difícil recordar lo que nos ha hecho como somos. Cosas buenas, cosas malas, personas buenas, y personas malas.
Pero quizá todo esté en nuestra mente.

Capítulo 75 - Fisión

Desvaríos:

- ¿Te gustó?
- Es un peliculón.
- A mi lo de que dios sea negro me gusta, lo de que el primer hombre era negro me gusta. Sobre todo la parte en la que comenta que, de Jesús, sólo se decía que tenía el pelo lanudo y los pies color cobre. Pero lo del hombre blanco… lo de que sea el diablo.
- Ya, pero entiende que la religión musulmana se le planto ahí, ahí de frente, y le concedió las respuestas que el quería. Al final se tranquilizó, era más sosegado en sus palabras, más parecido a Luther King.
- Como digas, el blanco eres tú.
- ¿No estás hasta los cojones del racismo?
- Estoy hasta los cojones del odio. Cansado de tener que enfrentarme a gente.
- El hablaba de un levantamiento, primero con la premisa de la venganza quizá, pero luego es más un saber valorar la cultura y el origen del pueblo africano. Supongo que las raíces.
- Cambiando de tercio, y esperando que no te importe, me gustaría saber como estás.
- Bien, tirando.
- Si estas hablando conmigo no estas bien. Presiento que escribirás de esto.
- Si.
- Bueno, incluso me figuro, que crees que vas a volver a caer.
- Ya estoy en el suelo.
- La gente no se rompe Claudio, no puedes dejar que todo te afecte.
- Hago sentir mal a las personas, sin pretenderlo, sin desearlo lo mas mínimo. Sin embargo quienes me hacen daño… a quienes me hacen daño, no puedo sentir rencor; y así no corto lazos. Es una mierda.
- No sé que puedo decirte.
- Tengo el sistema límbico estropeado.
- ¿Y el maestro?
- Ya no habla, simplemente permanece ahí, inmóvil, diría que inerte.
- Lo que me decías antes, no creo que eso sea la solución. Date una semana, una semana sólo. Ya verás como es un bajón.
- Todo da igual.
- Define todo.
- Todos dan igual. Supongo que tienen razón, lo hago para llamar la atención.
- Yo no lo creo.
- Pero tú no eres yo.
- ¿Estas seguro?

Capítulo 75º

Me siento realmente bien cuando me doy un baño.
Es como si intuyera la razón de las cosas. Percibo como el agua va flotando alrededor de mí. Penetra por mí. Crea una simbiosis perfecta con la epidermis y comienza a aflorar más adentro de esta. Los frutos caen en la dermis y depositan sus semillas en la hipodermis. Más, más dentro hasta topar con el hueso, y ahí es donde el agua soy yo. El agua pega fuerte en el puro hueso. Peta a la puerta ¡Toc! ¡Toc! ¿Quién es? Soy el agua y traigo calma. Deja caer en mi una gota de agua, y sencillamente concédeme tiempo para que las ondas desaparezcan y retorne a mi misma. Seré un todo.

Sigo teniendo el sueño. Mastico y los dientes se rompen.

Jueves

No quiero hablar de mis pensamientos de hoy. Quiero pasar al sábado.

Viernes

No me hagas esto, quiero hablar del sábado.

Sábado

Pues ahora no me apetece.
Somos así, quieres algo y lo notas necesario. Es más, lo sientes básico para ti. Una vez lo tienes, te preguntas: -Vale ¿Y ahora?
Han venido las primas. Una de ellas ha traído un par de libros;  “Aterrizaje forzoso” de Thomas H. Block, y “La exposición colonial” de Eric Orsenna. El primero es un clásico, del segundo conocía al autor. Me pondré con ellos para la semana.

En Japón ha ocurrido una catástrofe. Un terremoto de 9,1 grados en la escala Richter. He intentado hablar mediante Messenger con la gente que conozco de allí. Nadie está conectado, de 12 personas, nadie está conectado.

Voy al centro comercial para comprar el móvil. Odio estar fuera.
Llevo dos móviles antiguos, los dos tienen cámara de fotos y bluetooth. El caso es que me descuentan un dinero. Firmo los papeles, y escojo el más barato. Me ha salido por 7 euros con 20 céntimos. Valía 19,95 €.
No tiene ni cámara de fotos ni bluetooth, pero la batería no esta viciada. Además, soy de esas personas que no me gustan los móviles. Ese puto método de control, de empanamiento mental.
Lo único bueno, es que he podido seleccionar el número. Todos empezaban por 655, y fue la misma dependienta la que me dijo: - mira, este es bastante fácil de recordar.
Lo cierto es que si es fácil de recordar, 655304433. El 655 de los números que allí había, con el me tendría que quedar, luego el 30, numero sencillo, y luego dos pares de números, el 44 y el 33.
Es un número de diez. Porque si sumas todos sus dígitos da el último numero. Y es de diez, porque si ese número lo divides en 4 partes, en 655, en 30, en 44, y en 33, luego sumas esos números en suma matemática común, obtienes un 712, y su suma 7 + 1 + 2, nos da el resultado de diez. Así es imposible olvidarlo.

Domingo

Vuelvo a tocar y a romper.
Creo que manipulo, hago daño a gente buena.
Nadie se merece la putada de conocerme, ni de saber nada de mí, porque hundo esas mentes maestras con pura bazofia sin estética, e inconexa.
Tiemblo y sudo.
Me gustaría que me hundieran el esternón a golpes.
Hoy he comido demasiado. Ha pasado una hora desde que he cenado, y siento como el suelo cede a mis pies. Marco pasos, y si por donde el caballo de Atila pisaba no crecía la hierba, por donde yo piso dejo grietas. Tuve que meterme los dedos, pero poco salio. Unas natillas, descafeinado, y 4 aceitunas. Como un cerdo.

Lunes

He ido a donar, y se me ha pagado la última donación.
Realmente me duele mucho la cabeza, ni pretendo gestionar el dinero para saber quien se lo lleva. Se lo doy al tipo de la esquina, para que se compre una empanadilla, porque yo soy tan hijo de puta que sólo podría ofrecerle lechuga a quien necesita carne. Del dinero de premios, y cesión de derechos de autor, pues… ganas de quemarlo, a ver si voy en el lote. Hoy me soporto muy poco.

Mirándome en el espejo veo que, que ya esta. Ya se quien soy y como soy. Lo he decidido.
El día 1 de marzo tengo cita con la psiquiatra, momento que aprovecharé para decirle que quiero volver a tomar la medicación. Ya me he encontrado, sé como realmente soy, por unos meses pude ser como soy, y soy el puto anticristo.
Prefiero el control mental de estas pastillas llenas de mierda, sin huida, las frutas sintéticas y los pesticidas. En los pesticidas ya meten esa mierda de control de la población. Beber agua del grifo es ceder.

¡Escoria del mundo! ¡Oídme! ¡Vivid, pues no hay peor prisión, no hay peor castigo, no hay peor pena que la que nos ha sido impuesta! Vivir. Vivir y ser escoria.

Capítulo 74 - Neurólogo

Desvaríos:

Otra vez me he levantado con los dedos rondados por líneas quebradas de color rojo.
Otra vez me he levantado con arcadas por el aire que se supone he de respirar para seguir latiendo.
Otra vez, supongo que 4 meses después, es eso, ese es el tiempo que depende de mi, y yo dependo de el para volver a caer.
Otra vez 4 meses.
¿Cuándo se supone que algo de lo que pienso no se cumplirá?
¿Tardará mucho en volverse mentira lo de: piensa mal y acertarás?

Y mira bien a tú alrededor, todo lo que se halla, todo lo que se lamenta, y lo que lamenta de ver o ser. Cuida bien lo que se encuentra a tu alrededor, pues esto puede hundirte o levantarte.
Puedes perfectamente hacerlo solo, puedes perfectamente hacerlo sola. Que mas dará, el ser humano tiene ese pequeño grano de arroz que empuja, y la mente, lo mas maravilloso que poseemos, es lo que puede cocer demasiado ese grano de arroz y transformarlo en una papilla de vacío ¿Lo entiende?

Capítulo 74º

Lunes 7 de marzo de 2011

Hay cosas que se han movido de lugar, me han desaparecido unas tijeras, y unas pinzas. Odio estar dentro.
Esta madrugada he estado dándole vueltas. Entre el sábado de alcohol y THC que pasé, y como me encontré durante el domingo, no veo a los soldados preparados para ninguna batalla.
¿Llamo por teléfono? ¿Digo que no voy? ¿Me callo y voy a donar de igual forma?
Al final decidí ir. Al entrar digo que he estado con algo de resfriado esta semana, y que tuve que tomar algún antigripal.
Recepción habla con laboratorio, y viene una enfermera que me hace pasar al cuarto de donaciones, allí le comento lo que anteriormente he comentado en recepción.
Me dice que vaya el lunes que viene entonces, que no hay ningún problema, y que hice bien en informarle.

Al salir de la clínica me dirijo al lugar donde me hicieron el tatuaje, para que lo viera el tatuador, y diera su punto de vista.

- Si, las sombras azules se han borrado bastante, es falta de pigmentación.
- Yo no lo he podido cuidar más. Me he pasado este mes en casa, sin camiseta, y lo raro es que no he pillado siquiera un triste catarro.
- No, si se nota que esta bien cuidado, pero esperamos un poco más. ¿Te ibas a hacer el pendiente en el lóbulo? Creo que me habías comentado algo.
- Si, quería hacer el pendiente, para luego poner la dilatación de la bala que te dije antes.
- Bueno, pues mira, hacemos una cosa. Te hago ahora el agujero, y dentro de 2 semanas, vienes por aquí para la dilatación. Si vemos que ya esta bien el tatuaje, te doy hora para retocarlo.
- Ya, debo cicatrizar lentamente, y se me hace raro porque tengo las plaquetas altas.
- Si sobre todo, son las sombras, el resto esta bastante bien.

Puto consumismo de los cojones.
Salgo de la tienda con 35 euros menos. 5 euros del pendiente, y gasté otros 28 euros en un sudadera de cremallera y capucha. Es preciosa, pero… puto consumismo.

En lugar de bajar en mi parada, me la salté. Me bajé 3 paradas después, en el centro comercial.
Siempre llaman a mi casa, y el teléfono está en otro piso. Nunca me da tiempo a cogerlo, además, la mayoría del día estoy con los auriculares puestos.
Necesito de veras un teléfono móvil, para ponerlo en mi currículum.
3 compañías; la naranja, la azul y la roja. Holanda, Escocia y Túnez. Bueno, el caso es que me he informado, y sólo en una de ellas me sale realmente bien, la adquisición de un teléfono móvil.
Lo que más me importa, es no tener que andar cargando el móvil, con nuevo saldo. No tengo a nadie a quien llamar y es simplemente para recibir llamadas de empresas que estén interesadas en contratar mis servicios. Dicho de otra forma, necesito un móvil de currito.
Una de ellas ofrece dinero por móviles viejos, pero sólo aceptan 2 por persona. Si al final me compro un móvil prepago, tendré que ver por casa si me quedan. Si me quedan son del año 2007 más o menos.

Son las 03:27 estoy escuchando murmullos otra vez.

Martes 8

Voy al hospital, tengo cita con el neurólogo.
En el pasillo donde debemos esperar, aguardo un poco nervioso. Una enfermera me da un papel, y me dice que si quiero puedo ir rellenándolo.
El papel es para dar una “nota” de la atención, y calidad de mi visita al centro. Cuando le comento, que en el papel dice que es por la visita de hoy, me mira como diciéndome: - Te has dado cuenta…

El neurólogo es muy joven. Se nota básicamente en una pequeña característica de la gente que empieza a hacer algo.
La ilusión, el trato que me ofrece es muy humano. Hay médicos que te hablan con tal desgana que te crean tendencias psicópatas para con ellos. Supongo que el trabajo acaba quemando… pero joder, estas hablando con una persona que tiene una enfermedad, trátale bien y mírale a los ojos.

Me hace mirar para todos lados, me pega con un martillo diminuto en algunas zonas del cuerpo. Tarso, metatarso y falanges ¡actuad! Me hace cosquillas en la planta del pie. Debo ver en un punto fijo, creo que vi un triangulo, es decir, es dios.
Tengo que hacer 2 pruebas; una resonancia magnética, y un electroencefalograma.
Pero me dice que no cree que las alucinaciones, ni las ausencias, sean por un foco epileptoide.
Le comento todo, absolutamente todo. Lo de haber dejado las pastillas. Me dice que no le da la razón ni a mi psiquiatra ni a mi.
Que no todo se soluciona con pastillas y que por ende, esa es mi parte de razón. Aunque comenta que la solución, tampoco pasa por dejarlas, que es bueno aceptar la ayuda de la medicina.
Le expliqué que no pretendía dejar de asistir al centro de salud mental. Que lo mío es no querer ser un zombie empastillado. Pero últimamente no me siento muy bien…
He visto dianas, un par de veces, rodeando el rostro del neurólogo.

Miércoles 9

Estuve trasteando con el Messenger, un programa que me falla mucho y no sé por qué. Tengo agregada gente de distintos países, es realmente divertido, con una pizca de conocimientos de ingles, cambias impresiones con mentes a miles de kilómetros de distancia.
Recuerdo la película, y una frase que me gusto mucho: “Todos los hombres nacen llorando, y mueren cuando han llorado lo suficiente.”

Lo que sea que es, o que fue, no me deja que me marche. Pero supongo que es así como debe ser. Lo peor que me puede suceder es seguir.

domingo, 13 de marzo de 2011

Capítulo 73 - Aprovechados

Desvaríos:

Si al lado de tu casa tienes un río de bajo caudal, con ojos has de andar. En el momento que más agua traiga, te has de aprovechar.
Muchas veces no nos damos cuenta de algo que está delante de nuestras narices. Nos fijamos en aspectos subliminales, y olvidamos lo intrínseco. Lo básico y necesario.
Cuando hablamos con alguien, no nos damos cuenta que, estamos hablando con alguien. Contamos para que nos den consejos, o un punto de vista, y escuchamos para ayudar y sentirnos dioses de vidas ajenas.
Con esto quiero decir, que está bien actuar, y está bien no actuar. Pero jamás se debe actuar para sacar provecho, si haciéndolo, alguien resulta de alguna forma dañado.

Una persona dependiendo de la edad, y siendo sincero, depende de la persona en si, algunas jamás, otras a edad temprana y otras a edad madura; todas se plantean “la verdad”. Se idean “una razón.
La iglesia se aprovecha de las crisis existenciales para captar adeptos. Esa misma iglesia que mucho tiempo atrás, comandaba algunas cruzadas, matando. La iglesia mando matar muchas veces.
Sigo sin creer en dios, o bueno, sigo pensando que me da igual si existe o no. Que el haga su vida y yo haré la mía, tampoco pienso pedirle un subsidio.
Pero digamos que dios existiera. Imagínese usted siendo “el jefe”, y que a sus subordinados se les haya ido la pinza de semejante manera.
Se aprovechan de un libro escrito bajo diferentes puntos de vista. Se aprovechan de sus galas para tocar por debajo de pantalones ajenos, e inocentes. Se aprovechan de sus contactos para “explotar” a la gente. ¿Por qué coño lo he puesto entre comillas?…. Se aprovechan de sus contactos para explotar a la gente.
¿Sabe que “organización” fue la primera en usar esclavos? Eso…
Claro que también tenían “misioneros” para ayudar a los nativos del lugar. Después les quitaban sus tierras para que fueran explotadas por esos mismos nativos. Al que se oponía porque no lo creyese designio de dios… hierro.

Pero bueno, hay que aprovecharse de las oportunidades, ¿no?
 Alguien conoce a otro alguien, el segundo alguien tiene una crisis amorosa con su actual pareja. ¿Qué hacer? ¡Aprovecharse! Algo de miel, para poder meterla en caliente y luego… y luego es lo de menos. Porque aprovecharse se define por el instante, y ese instante es ahora o nunca.

Como los distintos mercados de valores, y las bolsas, la de Nueva York, la de Tokio, o la de Madrid. Si sube el pan en París, sube el bollo de leche en Oviedo. Eso igual es el efecto mariposa. Un hombre compra una moto en Copenhague, y a ti te salen los calcetines a mitad de precio.

El momento en el que tengas intención de aprovecharte, recuerda: Ha habido un cúmulo, una multitud de circunstancias para que lo hagas.
Pero recuerda también que la conciencia es muy puñetera.
Tener una voz que te recuerde lo hijo de puta que fuiste hace compañía, pero quema.

Lo mejor es aprovecharse cuando no puedes hacerlo, porque si lo consigues, ha sido por ti. No por el tipo que ha comprado una moto en Copenhague.

Capítulo 73º

Sábado (2º parte)

Bueno, pues eso. Voy hasta el restaurante donde trabaja mi antiguo compañero de instituto, Mateo.
Yo antes trabajaba allí, bueno en ese mismo no, en otro de la misma compañía. Veo a Paolo, un antiguo compañero de trabajo. Es de Cerdeña. Es decir, que pertenece a Italia, pero Cerdeña tiene, bueno, se “manda” a si misma creo.
Pido un descafeinado y me siento allí con mi netbook, a leer algunos blogs. Cosa que últimamente hago mucho, dejo un poco de lado los libros de toda la vida. Pero es una forma de cambiar de aires. Además sigo blogs muy distintos en cuanto a temática, eso me divierte y me entretiene. Anímica y mentalmente.
Cuando Mateo salió de trabajar fuimos al parking donde se encontraba su coche. A ciertas horas, por mi ciudad es una gozada ir en coche. Un sábado a las 22:00 de la noche… va a ser que no.
Al llegar a su casa estuvimos hablando.

- ¿Me echas una mano para cortar esto no? –me pregunta-.
- Joder, si claro. El fuet y el queso. Las lonchas estas de jamón, las pongo en cilindro ¿no?
- No hace falta que te mates tampoco.
- Bueno, ya que lo hago, que quede bien.
- Lo que pasa que no sé si podrás comer lo de la cena, es pizza.
- Bueno, no debería. Pero es igual, no me voy a poner a cocer arroz ahora. –comenté mientras me lavaba las manos-.
Al poco rato llegaron dos personas, y después otras dos. Y cuando fueron las 02:00 de la madrugada, llegó la última persona. Nosotros ya habíamos cenado, y ya habíamos empezado a beber.
Básicamente vino, uno de ellos estaba realmente delicioso. Justamente el blanco, el otro era vino rosado, y había otro que era tinto. A mi me gusta mucho el espumoso.
La conversación era muy agradable, pero por momentos sentía que recaía demasiado en mí. En los tatuajes, en el porqué me los había hecho, en el porqué me iría dentro de un año a Japón, en porqué pensaba ahora así.
También hablamos de música, había una lucha entre fans de Britney Spears y Lady Gaga. Yo es que soy más de Tina Turner.
Aunque la conversación era entretenida, le comenté a Mateo que ya era hora de quitar el ron. Entre un par de porciones de pizza, rodajas de fuet, rodajas de queso, el vino y el ron, la duodenitis se estaba echando las manos a la cabeza. Pero me tome una pastilla de Omeprazol al mediodía, por lo que algo protegido estaba.
En un momento, y durante aproximadamente unos 15 minutos, cogí una servilleta y un bolígrafo y empecé a dibujar. Luego gire la servilleta y escribí un poema, es lo que tiene la embriaguez para mi.

“Entre las auras de cuasi docenas de almas
Las aves del paraíso rehúsan mi presencia,
En el pantano retorno del mar de calma
La apariencia de mi fruta usa su cadencia.
-
Es la maldición de ver una musa victoriana
Y la belleza de la estampa maldita
Del arco la flecha al corazón para hacer diana
Tu dulzura de amor crea tendencia adicta.”

Al leerlo para mi, me dije: menudo montón de *@#¡¡*#||
Mientras escribía notaba las miradas punzantes, creo que estaban más pendientes de mí que de su conversación. Es cierto que quizá sea una falta de educación. Pero también es cierto que eso seria grave si fuésemos pocas personas. Además, yo no trabajo con ellos, y poco tengo que aportar si hablan de personas que no conozco o anécdotas que no consigo hilar.
Eran las 04:45 de la mañana, yo, por medio del susurro, le expliqué a Mateo que había algunas personas disfrazadas y que igual querían salir.

- Pero estamos aquí charlando, ¿no estas a gusto? –Pregunta Mateo-.
- Si, a ver, a mi me da igual. Pero hay gente disfrazada, y como antes comentabais lo de salir... –expliqué-.

Al final salimos, pero cuando nos dirigíamos al local donde teníamos pensado quedarnos, pues… bueno, yo fui el que me acerqué al portero, y me dijo mirando el reloj que ya estaban cerrando.
Nos dimos cuenta de que ya era muy tarde, y muchos sitios ya estarían cerrando.
Una de las personas quería salir, a otra le daba igual, otra planteó la opción de volver a casa de Mateo y seguir allí de cháchara, A mi me apetecía hacer algo, o salir o quedarnos de cháchara, echaba de menos estar con gente. Conozco un pelín a Mateo, y a él, le apetecía irse a dormir. Por esa razón mi mentalidad era la siguiente: Lo que decida la mayoría.
Cuantas veces asoma la idea de la democracia, cuando se esta en compañía ¿verdad?

Todo terminó, cuando una de las personas se fue a la zona de marcha ella sola, y las otras dos en taxi a dormir. Yo me quedé con Mateo fumándonos un canuto y hablando, durante aproximadamente 10 minutos. Luego ya me quedé allí a dormir. Cuando nos tumbamos en cama me di cuenta de que no podría dormir por 3 sencillas razones.
1º - Tengo insomnio, y es difícil que duerma o duerma varias horas seguidas.
2º - No soy capaz de dormir en cama ajena.
3º - Mateo ronca de cojones.

Al día siguiente sonó el despertador.

- ¿Qué tal dormiste? –consultó el-.
- De puta madre –respondí con los ojos como platos-.

Supongo que fue por lo que comí, por lo que bebí, y por la carencia de sueño. Pero pasé un domingo de resaca. Y la verdad… lo echaba de menos.

viernes, 11 de marzo de 2011

Capítulo 72 - Epitafio

Desvaríos:

Bueno, obsesionado creo que no, pero pudiera ser. Yo no diría obsesión, pero si que me agobio al pensar que no fuese así. Me refiero al hecho de que me incineren.
Tengo la teoría de que cuando se apaga el cuerpo, puede quedar una pequeña luz de emergencia conectada. El alma, el espíritu, si existe, esta en el cerebro. Por eso quiero que me incineren, para que se apague todo de verdad.
No hay más allá, es más, tampoco hay más acá.
Tengo miedo que cuando muera, se quede algún piloto encendido, mandando impulsos nerviosos de un lado al otro. Si estuviera equivocado y me reencarnara, o si mi ente, o idea de mi viajara…

¿Que pondrá en mi epitafio?
¿Cuál es la última frase que me gustaría decir? Ya sea por accidente, o por enfermedad, me encuentro tumbado en la cama de algún hospital y se me informa de la noticia: No pasaré de esta noche.
¿Qué último pensamiento me gustaría tener?
¿De que cosas me puedo arrepentir, pero sin arrepentirme demasiado?
No he perseguido mis sueños, no he insistido lo suficiente, no he luchado lo mínimo. Es una mala frase.
No he sabido vivir, me he balanceado de una casa a otra, de unos brazos a otros de un corazón a otro. Mal.
No me contuve lo suficiente. Fui un cabeza loca, no pensé con la cabeza, pensé con los pies. También mal.

Siendo franco, es cierto que a los 22, o 23 años, pensaba que ya había hecho suficiente. Me sentaba en un sillón, o bien tumbado en cama, meditaba sobre ello… Me decía a mi mismo, que si muriese en ese momento, podría estar orgulloso. Sigo pensando igual, los últimos años no han dado demasiado de si. He conocido a gratas personas, pero lo que ha llenado mi corazón, o lo que lo ha quemado fue antes.
Quedarse inmóvil en un sofá, fumando, bebiendo y pensando, es hacer algo. Dejar la mente en blanco y no hacer nada es hacer algo. Por el contrario puedes mover montañas y andar por andar, llorar reír, y darte cuenta que no has hecho nada en realidad.
Cada cual tiene sus máximas. Por esa misma cuestión, cada cual aporta importancia, y en una medida que el mismo, o ella misma, crea oportuna.
Tomar un café, ver una película, y luego 2 horas de conversación, para unos es suficiente, para otros deficiente, y para otros el éxtasis.
Pasarse una tarde fumando marihuana y riendo, para unos es el cielo, para otros una estupidez.
Teatro cena, y exposición de una amiga de un amigo, puede ser la mejor velada, o una chorrada.

Hay frases intocables, para mi una de ellas es: Nunca sabes lo que tienes, hasta que lo pierdes.
No se debe juzgar un libro sin terminarlo, y no se debe juzgar una persona en vida. De todas formas, entre juicios también existen diferencias que cada cual tiene con ese pensamiento, que se supone racional.

Yo en el lecho de muerte, puedo decir; menuda cagada de vida, o, cualquiera lo hubiera hecho mejor. Mas mi mayor temor, seria decir: Ese no era yo.
Quiero que en mi epitafio ponga: No fue bueno, no fue malo, simplemente, fue él.
Pero como me van a incinerar, que ponga: Ardió en vida, y ardió en muerte.

Omnia mea mecum porto.

Capítulo 72º

Miércoles 2 de marzo

Fui a recoger a alguien a su trabajo. Hacía un tiempo que no nos veíamos. Le pedí que me dejara el currículum en su empresa, para ver si tenía suerte. Además de por una conversación agradable, esperaba encontrarme con la respuesta, a una pregunta que muchas personas se hacen: ¿Me van a llamar?

Las cosas andaban un poco estancadas, movían al personal de unos puestos a otros, de unas campañas a otras. Creo que por ahora nada de nada, y eso lo creo porque más o menos fue su respuesta: por ahora nada de nada.
No está mal, he estado fuera de casa algunas horas. Últimamente me agobio mucho aquí, y los tatuajes ya están cicatrizados, así que salgo más con el netbook.
Si tengo que estar en un sitio a una hora, voy mucho antes para escribir un poco.
Depende mucho del local, pero está bien escribir fuera de aquí. Es decir, fuera de aquí, no me agobian los ruidos, ya que no los puedo controlar. Aquí me agobio porque se supone que es mi hogar, aunque no siento nada estando aquí, sólo ganas de partir.

Jueves

El ex compañero de instituto, que me dejó su ordenador, me invita el sábado a su casa. Va a hacer una cena con algunos compañeros de trabajo, cena, beber, y posteriormente salir. Me dijo también que me quedase allí a dormir, que al día siguiente el entraría a trabajar a las 14:00 y ya me acercaba a casa.
Como no puedo apartar, mi respuesta fue afirmativa.
Justamente cuando me sentía mejor conmigo mismo, y la soledad. Esa que me demuestra quien soy en realidad.

Estoy yendo para casa, pasan de las nueve de la noche. Vengo del centro y no recuerdo que hice. Sonrío, pues me hace gracia no recordarlo.
Voy hasta el LIDL que está cerca de mi barrio, y por allí giro por un camino de tierra, que suelo usar como atajo.
Mientras camino, a mi izquierda se mueve un extenso campo de siembra. Primero lo observaba de reojo, pero luego tuve que mover toda la cabeza, para después hacer lo mismo con el cuerpo, pues escuché unos ruidos. Escuché galopar.
Desde lo más alejado del campo, venía galopando un caballo blanco. Venía galopando hacia mí. No suelo ser curioso, pero me paré en seco, para ver que quería.
Quedose inmóvil a lo que debieron ser unos 4 metros escasos. Ni movía las orejas, no hacia absolutamente nada, sólo permanecía. Permanecía delante de mí.
La sensación era grandiosa, era potencialmente tierna, agradable, incluso adorable. Aguante unos minutos y el caballo blanco seguía viendo hacia mí directamente, hasta que sacudió la oreja izquierda, entonces fue cuando emprendí la marcha otra vez, despidiéndome de el con un: - Suerte.

Viernes

Ando escuchando cd’s antiguos. Bueno, me refiero de grupos que solía escuchar y los tenía aparcados. Exceptuando la música clásica, lo demás va por épocas.
Estoy recordando a:

Nirvana. Cancion favorita: Lithium.
Rage against the machina. Canción favorita: Sleep now in the fire.
Pantera. Cancion favorita: Suicide Note Part. I y II.
Dream Theater: Cancion favorita: Fatal tragedy.
Tool. Cancion favorita: Schism.
Danko Jones. Cancion favorita: Sticky Situation.
Godsmack. Cancion favorita: Voodoo
También escucho algo de Eddie Starr, de Red Hot Chili Peppers, y de los Sex Pistols.

Sábado (1ª parte)

Hoy pienso demasiado en lo de salir… es lo que pasa. Cuando algo no se suele ver, se le cede una importancia que no tiene cuando se sabe que estará en la vuelta de la esquina.
Voy a ir un poco antes con el netbook. Tenia que pasar a recogerme, pero al final es mejor que yo vaya al restaurante a esperarle, allí tienen wi-fi.

El ansia un es un sentimiento… El ansia es una sensación…. El ansia es un razonamiento…. El ansia es una putada.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Pantano de plata

Corría el año 1991, y es difícil que un año corra, normalmente los años, años son.

En el pequeño pantano de plata, las ranas, nacían, comían, y morían. Pues poco más, años ha que no se permitía enamorarse en el pantano de plata. Eran muchas ranas cuando se instauró la ley seca del sentimiento básico, por ello lo que antes se contaba a miles, ahora se contaba a docenas.
Las únicas habitantes del pantano de plata eran las ranas, si obviamos al viejo Dedros el búho sarcástico.
Algunas ranas envidiaban a Dedros, pues este, aun siendo sarcástico, era muy sabio, pero carecía de autocontrol y educación.

Al viejo búho le encantaba ese lugar, permanecía muchas veces en las ramas más altas de un castaño, que era más o menos de su edad. Esto lo hacía por las noches, para recitar versos a la luna, ya que allí decía que estaba su verdadero amor.
Por ello muchos le insultaban, por vivir allí y no acatar sus normas, o por lo menos las leyes.

La noche emitía sonidos, mezclas de sonidos más bien. Soplos de alimañas y viento, voces de ultratumba, de amantes muertos en ese lugar. La rana que mandaba en el pantano de plata se subió a la roca eterna, donde comenzó a hablar de forma serena e inquieta al mismo tiempo.

- Pero vamos a ver compañeras ranas… Años ha que se decidió la ley del no-enamoramiento, y desde que se sentencio… ¡Perdón! Perdón… desde que se emitió como ley hecha y derecha, no hemos ido más que hacia atrás. Cada vez quedamos menos, es que como si no quisierais mantener nuestra especia con vida, es como si quisierais acabar con nuestro recuerdo… -la rana que manda y otorga deja caer sus parpados y suspira sin aire- decid lo que queráis, no entiendo por qué no perpetráis nuestra especie, sólo porque no os podáis enamorar.

Una de las ranas que se hallaba más al fondo, empezó a responder a semejante pregunta con carencia de interrogantes.

- Creo que usted tiene toda la razón, y permítame decirle que muchas de nosotras lo hemos intentando, pero cada vez somos menos las ranas que pensamos así.
- ¿Y no podéis procrear entre las que pensáis de tal modo? –preguntó la rana jefa-.
- Es que no nos gustamos excelencia, no sentimos atracción entre las que pensamos de igual modo.
- Entonces estas pensando como la mayoría tu también, estás hablando de amor.
- No ¡Por nuestro dios saurio!… no me diga eso excelencia. No amamos, pero puestos a procrear, no existe apetencia entre las que pensamos de esta forma.
La rana al mando se seca los ojos con su rosada lengua, mientras otea una rama donde se encuentra Dedros.
- ¿Puedo bajar Tinfos? –pregunta el viejo búho-.
- Haz lo que mejor te parezca –responde su excelencia la rana-.
La noche sucedía sobre si misma, y el calor reforzaba los corazones, pero denigraba el sentimiento.
Dedros bajó en picado como una gota de lluvia, que se ve veloz por unos y lenta por otros. Cuando hubo bajado se apoyó cerca de la roca eterna, en un tronco carcomido y mohoso.

- Todo sería más sencillo si fueseis hermafroditas.
- ¿Herma… qué?
- Hermafroditas, es una forma de decir: Yo me lo guiso yo me lo como. –contesta Dedros- No os haría falta tener a una segunda rana para concebir vuestros huevecillos, hay ranas que son hermafroditas.
- Llevo años, y esto también me gustaría que lo escuchaseis los del fondo; llevo años con intención de arrojar la toalla, no compensa tanta frustración. –alega Tinfos mientras vuelve a suspirar-.
- Cuando la luna se mueva 3 ramas de olivo, espérame aquí, tenemos que hablar. –diciendo esto el búho abrió sus alas de forma suave, para seguir con un golpe de aire e impulsarse hacia el cielo de la forma más vertical y bella que se pueda narrar-.
Tinfos lanzó su última visión a todas las ranas que allí se encontraban, para terminar su dictado de esa noche, con un: - Iros y no me defraudéis.

Las ranas en aparente animadversión hacia la vida, marchan cual desfile nocturno hacia su lugar de sueño. Un mar de calma, tan enorme que quizá sea océano, halaga el clima del pantano de plata con su presencia. La sosegada luna se desplaza, a la distancia de 3 hermosas ramas de olivo.
Tinfos con prisa casi hilarante, se aproxima hacia la roca eterna mientras percibe una ráfaga de aire familiar, brotada de una sombra alada.

- Espero que no empieces con tu propaganda política –comenzó a comentar Tinfos-, y te agradecería que fueras lo más breve posible.
- Descuida Tinfos, es sólo que viendo lo bien que llevas a tu pequeña nación de croadoras, pensé que ya estabas preparado para extender tus dominios y mandar sobre otros animales, es que se te da bien….
- ¿Qué quieres decir?
- ¿No lo sabes? eso es raro, vosotras que lo comprendéis todo… -dijo Dedros-.
- Voy a ir marchando, nos vemos. –dice la excelente rana mientras gira sus patas-.
- Bueno… espera… tengo que decirte un par de cosas.
Tinfos gira otra vez sus pequeñas patas hacia el búho, mientras levanta una ceja y resopla parpadeando un par de veces.
- Termina por favor…
- Compañera verde con papada, tengo que ayudarte. Hace tiempo que sin quererlo confraternicé con algunos de tus congéneres, justamente los que no ponen empeño en ayudarte a seguir creciendo, justamente, las ranas que me escuchan.
- Hay una leyenda que me contó mi padre, y al él, su padre. Se dice que tú nunca has errado, y que es lo que más temes. Se dice que nunca has presagiado algo sin que se cumpla, y que detestarías el momento en que así fuese. Pero estimado Dedros, nosotras solucionamos nuestros problemas, no necesitamos palabras ajenas.
- Creo que no te has dado cuenta de algo muy importante, no pude evitar fijarme en que todas las…-Dedros interrumpido por multitud de pasos saca sus ojos de las orbitas para presenciar un mensaje-.
Unas cuantas ranas se apresuran a trompicones hacia Tinfos, la fila está comandada por el general.
- ¡Su excelencia! ¡Su excelencia! Arkurda…. Arkurda… ha…. –expresa el general con la voz entrecortada y cabeza agachada-.
- ¿Qué le sucede a mi hermana? –pregunta Tinfos con angustia-.
- Excelencia, Arkurda… ha… Arkurda ha muerto su excelencia.
- ¡Noo! No, no, no no no ¡No! Nooo! –La rana mandante y reinante comienza a convulsionar entre lagrimas, lamentos, y la mas absoluta desesperación-.
El general da la orden a las demás ranas que lo acompañaban, para que se llevasen a Tinfos a ver el cuerpo de Arkurda.
Mientras Dedros permanecía con el pico abierto, y la luna estaba a punto de escaparse, el general miró al búho para decirle algo.

- No te queremos aquí. Las únicas ranas que te quieren aquí son las que no aceptan tener descendencia. Espero que no tengas nada que ver con eso; porque te doy mi palabra, tienes mi promesa, y lo juro por el dios saurio, que si así fuese… no tendrías cielo a donde huir, me encargaría de ello.
El sabio búho, cerró su pico al tiempo que ponía sus ojos en la luna.

- Es hermosa… ¿verdad?
- ¿El que? ¿La luna? –pregunta el general-.
- La idea. La idea de la luna. –comienza a expresar Dedros mientras caen gotas de alma por sus ojos- La idea que tiene cada uno de nosotros de la luna. Estés donde estés, da igual donde, donde quiera que estés, la puedes ver por la noche. Cada cual tiene su idea de la luna, a algunos les hace llorar a otros reír. La luna para ciertos animales representa un macho, para otros una hembra. Para mi representa un amor que nunca he llegado a tener a causa de mi carácter.
- Porque eres un búho estúpido. –alega el general-.
- Puede ser. –responde Dedros mientras las lágrimas van cesando- Tinfos tampoco tuvo un amor, amó, pero sin ser amado. Sintió un dolor, decidió que era algo perjudicial, y que era algo que ninguna rana debería sentir jamás.
- Eso no explica en absoluto por qué no podemos seguir teniendo hijos. –manifestó la rana general de forma enérgica-.
- Pudiera ser… pero si explica porque han dejado de hablar algunas ranas. Eso era lo que quería expresarle a Tinfos, que las ranas que me escuchan, nunca hablan, y son esas mismas ranas, las que han decidido dejar de procrear.
- ¿Y eso que tiene que ver con la luna?
- Todo. No hay una moraleja, ya que en el momento que exista una, creará la necesidad de que cada cual asuma la suya. Es tan sencillo como eso, o es la nada, o es el todo. Si algo nace es el anuncio de que más cosas nacerán.

Dedros sonrió con su pico, mientras con pausa levantó su mirada y volvió a levantarse sobre al aire, como nadando otra vez en el agua del pantano, el pantano de plata.

lunes, 7 de marzo de 2011

Noticias: Gracias por leerme. (Fotos tatuajes, video)

Querría hacer un alto en el camino que aquí les narro, para agradecerles a todos y cada uno de ustedes, el que me lean.
Siempre lo he dicho, es algo en lo que creo, y jamás me retractaré de ello: con un lector o lectora,  me doy más que satisfecho.

Aprovecho este instante, para agradecer, de todo corazón, a quien me lee, a quien comenta, a quien enlaza este humilde blog, a quien me escribe, a quien esta atento/a, y a quien es atento/a.
Reconozco que cuando comencé a escribir, esta especie de diario, o libro, o memorias, sobre mi, no pensé que llegaría a los números que he llegado, o cuando así fuese, creí que lo tendría terminado.

Pido disculpas si en algún momento, a alguien le haya lastimado, o molestado de alguna forma, las palabras que aquí se hallan. Siempre es mejor pedir disculpas que permiso… Eso lo leí en alguna valla publicitaria… y ahora me apetece un whisky… publicidad, que gran invento.

Me gustaría decir una frase, a la, o las personas que han leído todos los capítulos:
Nadie me conoce mejor que tu, gracias.

Me ha llegado algún correo pidiendo ver alguna foto de los tatuajes que me hice hará un mes, así que si alguien va a tener la “desgracia” de verlos, pues que la desgracia sea con todos.

Pongo también un video, ya que estamos…

Un abrazo, y gracias por leer.

-Los tatuajes-
Nirvana - Heart Shaped Box

sábado, 5 de marzo de 2011

Entre 3 mentes

Depresivo

La última llama brota de los labios
Plasma sangre visible en pensamientos
¿Por qué no puedo ser como todos?
Deseo con toda mi alma ser común
Deseo llorar por tristeza y reír por humor

Mucha mierda bajó por la garganta
Entre los dientes restos de patata,
Yo no hice las cicatrices
Todas las mañanas me levanto con más,
Y cuando Morfeo aparece tengo miedo
Caen los parpados como las ganas de vivir

Y lo que mas duele es saber que volveré a despertar.

Psicótico

¡Cha cha cha cha!
Eres una mierda, eres un mierda, son una mierda
NOoooooOOoOOOOOOOooooooOoo
Llora llora llora, lamenta lamenta lamenta, grita grita grita
Todo lo que es sin pensar, piensa sin ser
Suceden actos cometidos por rabia dentro de mí
Y es que eres un hijo de puta que no me deja actuar
Déjame hacer, déjame quemar
Déjame ver rostros calcinados
Lo podrás presenciar.

Más cadáveres más cadáveres
Pero ninguno de gilipollas, ninguno de putas y bastardos.
Todos de niños inocentes que no han llegado a vivir.

¿Loco?

En un mundo de gente demente
En un mundo donde os ponéis cachondos por controlar a los demás
En el planeta de la ignorancia, la desesperación.

2 cortes en la espalda para arrancar la columna
Blando el pulgar y el índice, y la hago mía.

¿Y se supone que soy el loco que ni se odiar?
Sólo odio a todo el mundo, porque tienen la suerte de no ser yo.

Maestro

Aguanta, espera, respira, cálmate
Percata, hereda, atisba, apacíguate

La maldad es la que hay que cuidar
Y en la oscuridad simplemente aguardar

No es necesario abrir los ojos para ver
No es necesario pensar para solucionar

El camino que del silbido magnético te guía.
El comienzo y el final siempre van de la mano.

jueves, 3 de marzo de 2011

Nacer con nada, morir con todo

Cuantas veces me follaron el corazón
Cuantas veces detesté quien lo permitió,
Que debí hacer
Que debo hacer,
Como actuar si no quiero llorar.

Nacer con nada
Morir con todo.

Sonreír está bien, para quien llora por razones
Llorar duele, cuando se sonríe sin emociones.

Mis alas no las uso para volar,
Uso mis alas para cubrirme
Cubrir un rostro demacrado
Y drogas para aturdirme
Necesidad de estar machacado.

Seguro que estaré loco otra vez
Lagrimas bailando con la risa
Solo necesario ver mí increpada tez
Recita cariño recita, recita sin prisa.

Nacer con nada
Morir con todo.

Te gusta luchar para quedar a solas con tu alma
Porque ver a corazones rotos por la desdicha no puedes
Tarde o temprano te compararás, y verás que tu tristeza no es
Más lejos o más cerca comprenderás, que caerás otra vez

Una y otra vez
Lucha y lucha más.
Corazas doradas
Corazones plateados
Almas separadas
Amores aparentados.

No llores más te dejo ir
Buena suerte en tu próxima vida
No me calientes más debes partir
Tu belleza ya no intimida.

martes, 1 de marzo de 2011

Capítulo 71 - Vencido

Desvaríos:

A saber por qué me he impuesto a mi mismo, poner títulos de tan sólo una palabra. Me lo he impuesto, cabezota, persistente, o estúpido, sigo con ello.
Vencido, no quería decir esto, quería decir: Darse por vencido; pero tampoco era eso. En realidad quería decir: No darse por vencido.

A lo largo de nuestras vidas, nos cruzamos con tapadores, esas personas que tapan resquicios de su existencia, con tejidos que abundan.
Yo no deseo eso para mí.

Tener una vida social basada en unos y ceros está bien, siempre y cuando sea un “extra” de nuestra “auténtica” vida. Al carecer de vida, y volcar mi información y los datos que me componen como “ser”, en una vida ciber-social, estoy tapando.

No voy a salir mañana por la puerta que se halla detrás de mí, y comerme el mundo. Pero si continúo tapando el vacío con unos y ceros, el deseo de hacerlo disminuye, y eso es peligroso. Voy a volver a cerrar mi perfil de facebook, está bien cuando tienes una cabeza, pero cuando careces de suficiente inteligencia, o vida propia, posiblemente pase a ser un pozo muy hondo.

Lo más jocoso del asunto, o lo más gracioso del tema; es que esto lo ha escrito el último resquicio de serenidad que me queda. Esto lo ha escrito mi parte positiva, el maestro, que cada día es más fuerte.
No he sido yo como psicótico, ni los otros “yo” que lo acompañan, como “el depresivo”.
Ha sido tecleado por la parte que acepta y se aleja, la parte que pertenece al mundo.
La parte que ha creado la ataraxia, la parte que es abúlica.
Esto lo ha escrito la oxitocina. Bueno, mi carencia de ella.

No voy a darme por vencido, y necesito actuar como me lo dicte, lo que cojones sea que me esta hablando en este momento, pero desde que le hago caso, todo fluye.
He dejado de sentir amor, y odio.
He dejado de vivir, y no pienso morir.
Cuando lloro siempre sonrío.

Capítulo 71º

Semana del 14 al 20 de febrero de 2011

He instalado al netbook, un programa para edición de fotos, perfecto para estos aparatos. Es una especie de photoshop “light”.
Lo cierto es que no tengo queja de él, espero que la semana entrante, tenga suficiente apetencia por salir a una cafetería y pasarme allí media tarde, para luego ir a otra y pasar la otra media.

Hablé con Fon, esta bastante mejor de la pierna. Al parecer no tiene nada, eso según el medico, pero el dice que si tiene algo.

El martes me he masturbado, una cosa llevo a la otra supongo. El jueves no iría con los 3 días de abstinencia, por lo cual llamo a la clínica para avisar de… bueno, de que no me es posible ir.
De paso pregunto que tal mi última donación, la que he realizado cubierto de plástico.
Ha salido otra vez bien, por lo cual, el contador, es el siguiente: 2 bien, 3 mal, y 2 bien.
Pido cita para el lunes.

Al levantarme por la mañana, y lavarme la cara y las manos en el baño, he visto el agua que caía, y era roja. Tengo cortes en los dedos.

El tatuaje va bastante bien, han pasado exactamente 10 días.

El sábado he ido a una quedada de esas organizadas por las personas que anteriormente le he comentado.
Tome 2 Heineken, un descafeinado, y un cacique cola. Ya, ya lo sé.
A las 3 de la mañana, las otras 2 personas deciden irse, así que fui a un local conocido para ver si veía a alguien conocido, en su lugar he visto al hombre que me hizo los tatuajes.

Instalé un rato el Messenger, lo justo para hablar con un antiguo compañero de un clan, del juego GTA San Andreas.
Hemos estado charlando, pero instalé el MSN por otro motivo. He hablado con mi ex, y quedamos para el miércoles por la tarde.
En la cafetería donde nos encontraremos tienen wi-fi, así puedo probar de una vez si va todo bien.

Semana del 21 al 27 de febrero de 2011

He ido a donar.
Han cambiado la televisión combi, de esas que tienen tele y video al mismo tiempo.
Ahora es una combi, pero de LCD, y con DVD. Hay 4 películas. Que son estas:
La primera película era de mujeres con pechos generosos.
En la segunda película no aparecían mujeres, por lo que se intuye en la carátula. En la portada sale un tal Ali-Baba, y también aparece su lámpara…
La tercera película era de jovencitas. (De todas formas por las patas de gallo y arrugas, ninguna baja de los 30)
La cuarta era de mujeres con traseros grandes. Se llamaba: “Por el culo te meto el pirulo”.
También han cambiado las revistas. Ahora ya no son del año 82. El precio está en pesetas y en euros.
Se me ha pagado la última donación.

Hoy tengo cortes nuevos en las falanges de las manos.

He estado viendo películas, la mayoría son joyas del cine. Algunas, era la primera vez que las veía, otras no.
Como por ejemplo:
“Los siete samuráis” de Kurosawa.
“Ran” de Kurosawa.
“2046” de Wong Kar-Wai.
“Alguien voló sobre el nido del cuco” Milos Forman.
“Persona” de Ingmar Bergman.
“127 Horas” de Danny Boyle.
“Truman Capote” de Bennett Miler.
“Sin perdón” de Eastwood.
“Radio encubierta” de Richard Curtis.
“Cisne negro” de Aronofsky.

He quedado con mi ex. El netbook detecta perfectamente el wi-fi, y estuve navegando un poco por internet.
Tendría que hacer dado lo mismo que recibí en la conversación: es decir, un rato agradable. Fui incapaz, y mostré demasiados datos, de lo sucedido en las últimas semanas, y meses. De todas formas, así debo ser yo, así que no ha podido ser de otro modo. Otra vez vuelvo a ser un número en la lista de alguien.
Ya sabe que soy donante, alguien se lo “comentó” por chat. Es la putada de esta ciudad; hay más personas chismosas, que personas.

Fon ha pasado por aquí. Al final poco de lo que él pensaba, ha sucedido tal cual lo pensaba. Su ex-novia, sigue sin intención de quedar con él. Y él sigue insistiéndose a si mismo. No quiere amoldarse, quiere cambiar el pensamiento de alguien que no es él, cosa tan imposible como que la luna salga por la mañana. Sin embargo esto sucede en no sé donde… lo leí en un libro.

Un antiguo compañero del instituto, me había comentado hará unos meses que en la casa de sus padres tenía su ordenador que no usaba. Él ahora estaba viviendo con su novia en otro piso, y ya que no lo usaba me lo dejaría.
Mi Pentium 4 a 1.7 gigas no da más, por eso le llamé y ha pasado su novia por aquí a traérmelo.
No daba cargado el sistema operativo, así que lo he formateado, descargado drivers, y ya está listo. Me ha costado encontrar los controladores de la tarjeta de sonido.

Se me ha pasado por la cabeza comprar una cámara de video para hacer reportajes para el blog; sobre exposiciones, o acontecimientos “especiales” que sucedan en mi ciudad. Serían unos 100 o 120 euros. Lamentablemente, dentro de poco más de un año espero viajar a… bueno, a otro país, donde espero residir de una forma u otra. Tengo tiempo para pensarlo.

Lunes 28 de febrero de 2011

Ya llevo 5 donaciones válidas, por lo que voy a mitad de camino.
Pasé por el lugar donde me hice el tatuaje. Pero el tatuador está de baja. Conozco a la chica que trabaja allí, y me miró el tatuaje, me dijo que habría que retocarlo, que es bastante normal. Las sombras azules de las espirales, se han desgastado. Falta de pigmentación.
En una de las curvas de la espiral del brazo derecho, hay una parte mas abultada. Seguramente, porque por esa zona se han pasado las agujas en demasía.

Yo no he podido cuidarlo más. 3 semanas sin camiseta, en pleno febrero, manteniendo el tatuaje hidratado y limpio.
Que cosa más rara por cierto, el hecho de no haber pillado un catarro.

Martes 1 de marzo de 2011

Tengo 2 cortes más en los dedos.

Una de las personas que se han percatado de que he borrado mi perfil de facebook, se ha molestado de una forma muy sutil.
Al final es de suponer, que todo se reduce a ser un número en la lista de amigos. Que lo seas o no, es indiferente.

Sospecho que cuanto más intentes controlar algo, menos capaz eres de hacerlo.
También creo que estoy enganchado a las bebidas con cafeína. Sobre todo a “Monster”. Cuando acabe las 3 que me quedan no beberé más, este tipo de bebidas. El gas me sienta mal. Bueno, el agua carbonatada… ¿Qué coño es el agua carbonatada?

Regla de Murphy de hoy: Cuando vives para los demás, todo sale mal. Y cuando vives para ti, también todo sale mal.

El colmo de un psicótico: el psicoanálisis.